UN INDULTO PARA 11 MILLONES

Publicado: diciembre 25, 2011 en Articulos

Recibí la mañana con la noticia que el Periódico Granma, en una nota oficial había decretado el indulto a 2.900 presos de todo el país, y cuál fue mi sorpresa al comprobar la liberación de un joven delincuente condenado por robo con violencia al punto de enviar su víctima a terapia intensiva, un señor entrado en años que desconozco si logró sobrevivir.

El dictador cubano presentó este indulto, aprobado por el Consejo de Estado y uno de los mayores de las últimas décadas, como “un gesto humanitario y soberano” que responde a “la política establecida” y a solicitudes de familiares e instituciones religiosas.

Solo vino a mi mente la imagen de Biscet, Fariñas, Zapata, los 75 presos políticos y de conciencia que no contaron con la suerte de ser indultados cada diciembre de los años que estuvieron recluidos. Vino a mi mente la imagen de Alan Gross que cumple ampliamente con los criterios de elegibilidad para ser indultado:

Es un hombre de más de 60 años, se encuentra en un deteriorado estado de salud, y su liberación sería un gran paso en el mejoramiento de las relaciones E.E.U.U – Cuba, pero la familia de Alan Gross, les toca seguir esperando otro arranque de “buena voluntad del Castrismo” como el de ayer.

Gross, de 62 años, fue detenido el 3 de diciembre de 2009 y condenado a 15 años acusado de entregar equipos de comunicación satelital a opositores para crear una red clandestina en un plan “subversivo” de Estados Unidos con el fin de “destruir la revolución”, según La Habana.

Estados Unidos, que exige su liberación incondicional, lo reconoce como empleado de la empresa Development Alternatives, contratada por la Agencia para el Desarrollo Internacional, que depende del Departamento de Estado, pero sostiene que suministraba celulares y otros equipos a grupos judíos cubanos para ayudarles a comunicarse con el exterior.

La Casa Blanca y la Administración del presidente Barack Obama han precisado con claridad de que mientras no se ponga en libertad a Gross, la relación entre ambos países se mantendrá congelada.

También en su discurso Raúl Castro aseguró que la corrupción era la mayor amenaza al sistema comunista de Cuba y que había que combatirla con dureza.

En Cuba existen al menos una cincuentena de prisioneros de conciencia, además de los dieciséis en libertad bajo la llamada “licencia extrapenal”. De una población penal de 70.000 a 80.000 reclusos en 200 cárceles y campos de trabajo.

Según Castro con sus acciones nos ha hecho entender que la cosa viene siendo así: “Si quieren algo, solo tienen que pedirlo”

Pretende hacernos creer que ¿con solo la petición de los familiares y la iglesia se puede lograr la liberación de personas?

Si esto es cierto ¿qué pasa con el trabajo de las damas de blanco exigiendo la liberación de sus esposos y familiares por más de 8 años marchando con una flor en la mano y ojos enrojecidos de tanto llanto y consternación?¿dónde quedan las constantes solicitudes de organizaciones religiosas internacionales pidiendo indulto para los presos políticos?

Hasta aquí lo veo de esta forma: el gobierno puede soltar a un delincuente con menos de 5 años de condena como regalo de fin de año para el pueblo, pero puede recluir 25 años a una persona por tener un criterio político diferente al oficial.

Y lo peor: los salarios siguen bajos, no hay comida, ha aumentado considerablemente el índice de delitos en la población, y aun así pretende que el pueblo esté contento con esta decisión tan arbitraria, que como ya es costumbre a nadie del pópulo se le consultó opinión alguna, como decía mi amigo Ernesto Morales: “Tome usted este cuchillo, encájeselo… y sonría por favor”

El disidente Oswaldo Payá reclama que el Gobierno convierta en ley el derecho a entrar y salir libremente del país, como incluye en su Proyecto Heredia para el reencuentro nacional. «Las expectativas sin compromiso son migajas», afirma el líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL).

Payá, Premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo, se alegra de las excarcelaciones, pero pide que afecte a todos los prisioneros políticos, entre ellos Yosvani Melchor Rodríguez. Su madre es miembro del MCL, pero él no es disidente y está detenido desde 2010.

  El anuncio llega precedido de una gran expectación, que ha llegado incluso a las redes sociales, por la posibilidad de que Castro anunciara novedades sobre la “actualización” y “flexibilización” de la política migratoria de la que habló en la sesión parlamentaria de agosto.

Sin embargo, Raúl Castro rebajó esas expectativas porque si bien ratificó la “invariable voluntad” de introducir cambios migratorios la única novedad que lanzó es que serán “paulatinos”. Y enfrió más aún las esperanzas de algunos tirando de la vieja retórica antiimperialista, con la que instó a no olvidar “las circunstancias excepcionales en que vive Cuba bajo el cerco que entraña la política injerencista y subversiva” de Estados Unidos.

Viajar al exterior o regresar a la isla en el caso de emigrados es uno de los mayores anhelos de los cubanos limitados por restrictivos trámites como el permiso de salida (“tarjeta blanca”) que concede el Gobierno, cartas de invitación o los elevados costes de esos trámites, entre otros.

Uno de los conflictos fundamentales del tema migratorio está relacionado con el enfrentamiento que mantienen Washington y La Habana desde hace 50 años, y la Ley de Ajuste que Estados Unidos aplica a Cuba desde 1966.

Y a Estados Unidos se refirió también Raúl Castro en su discurso para criticar el “inmovilismo” y la “ausencia de voluntad política” de Washington para mejorar las relaciones bilaterales.

Después del discurso de Raúl Castro se conocieron varias opinions críticas entre los blogueros y oposicionistas, como la de Guillermo Farinas Fariñas que declare que la política migratoria del gobierno “está reflejando el miedo que tiene la nomenclatura castrista al hecho de que los cubanos vean y comparen otras formas de gobernar en el mundo”.

La  bloguera  Yoani Sánchez dijo en su estilo directo que “Castro autoriza la salida de las cárceles pequeñas pero todavía no anuncia la salida de la cárcel grande”.

 “Sería oportuno que no sólo se diera la libertad de viajes sino una libertad total”, agregó el opositor Oscar Elías Biscet.

Anuncios
comentarios
  1. Mi admiracion y respeto por Yoani Sanchez.

  2. Staphylo dice:

    Muy bueno su artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s