COMPASION SIN PECADO

Publicado: enero 24, 2012 en Articulos

Un derrumbe, una muerte por huelga de hambre, un pueblo que no se inmuta, ni expresa sus condolencias a las familias de los afectados por miedo a ser  reprimidos, no comprenden que la sensibilidad ante el dolor nadie puede prohibirla que aunque somos pocos los que decidimos acompañar en este momento a de dolor a estas personas, hay sacrificios con cargas explosivas dilapidando opciones.

Que las salidas de emergencia pueden ser trampas para ratones. Que las decisiones con contrapartidas a largo plazo, generan intereses a pagar a los que después no podemos hacer frente.

Que la vida tiene los brazos más largos y los puños más fuertes. Que los intercambios de necesidad son factibles si uno quiere encontrar razones. Que engañarse es sencillo, que dejarse engañar es mucho más complicado. Que las sumas dan restos. Que las decisiones que sentimos a veces más razonables son a menudo la única forma de acabar destruyéndolo todo.

Que sentir compasión no es pecado, pero si lo es la insensibilidad.

En estos tiempos que corren, donde vivimos al borde de la quiebra de nuestro país, no se nos está permitido ni siquiera quejarnos. Con la excusa de que el mundo se ha descosido, del sálvese quien pueda sin condiciones, cada uno agacha la cabeza y mira su ombligo.

Ahora el egoísmo está justificado porque cada uno ha de mirar por sí mismo. El abuso está justificado porque los tiempos son difíciles y cada uno se esconde bajo su propia alfombra. La falta de comprensión y empatía está justificada porque bastante le cuesta a cada uno salir adelante como para detenerse a pensar en otros.

Estoy cansado de agradecer unas circunstancias que en realidad son inaceptables. Pero sobre todo, estoy harto de ver cómo los represores se aprovechan de la situación caótica en que vivimos, de cómo nos exprimen, nos manipulan, nos utilizan. Harto de ver cómo se aprovechan de todo sabiendo que no tendremos más remedio que seguir adelante y cerrar la boca.

Tengo la tráquea dolorida de tanto tragar.

“El corazón humano está lleno de cosas absurdas, y si tuviese que conciliar todas las contradicciones que encierra, habría mucho que hacer.”

T. Gautier

Anuncios
comentarios
  1. Erick de Armas dice:

    Si el desastre pasa inadvertido como algo cotidiano, rutinario, no es siquiera que falte compasión, sino que estamos ahogados de cinismo.

  2. Simon Jose Marti Bolivar dice:

    Un paso de avance en el camino de la libertad de Cuba

    La visita del Papa a Cuba y perspectivas alrededor de la misma.
    Somos muchos los que hemos expuesto la posibilidad y conveniencia de
    manifestaciones populares de protestas antigubernamentales en Cuba
    aprovechando la presencia del Papa Benedicto XVI.
    Esta posibilidad me obliga a exponer algunas consideraciones al respecto.
    Es sabido de todos que para la solución de la problemática cubana el
    primer paso es que el pueblo gane la calle.
    Y desde hace tiempo la inteligencia castrista se ha encargado de hacer
    llegar a todos el mensaje de que si el pueblo sale a la calle será
    masacrado, con la intención de atemorizar a la ciudadanía y evitar con
    ello la necesaria e imprescindible rebelión popular que dará al traste
    con la tiranía mas aberrante que ha conocido América. Tiranía que ha
    destruído nuestra amada Patria.
    Esta posibilidad merece un análisis a la luz de la actualidad mundial,
    el cual nos llevará a comprender que semejante decisión de la tiranía
    está muy lejos de convertirse en realidad.
    Comparemos a Cuba con la Libia de Ghadafi y con la Siria de Assad.
    Cuba tiene a su favor muchos beneficios, para evitar esa posible
    masacre, que no tuvo Libia ni tiene Siria.
    Cuba esta situada a noventa millas de Estados Unidos.
    Cuba tiene un exilio patriótico-militante-activo que dispone de un
    gran campo de influencia, mayormente en Estados Unidos, aunque es de
    importancia también en otros paises.
    Cuba tiene varios legisladores cubanoamericanos en el Congreso de
    Estados Unidos que reciben gran apoyo de una gran cantidad de otros
    legisladores americanos, lo cual allanaría el camino para el apoyo
    militar al pueblo cubano.
    Estados Unidos tiene preparado, para el caso de un nuevo éxodo de
    balseros, un operativo con varias decenas de unidades de la Navy que
    incluyen dos portaaviones (¡¿dos portaaviones para recoger
    balseros?!), lo que haría inmediata la respuesta militar
    norteamericana una vez que tengan el pretexto, tal como sucedió en
    Dominicana, en Granada y en Panamá.
    Todo esto quiere decir que si Castro da la orden de masacrar al pueblo
    cubano, le estará dando la ocasión a los americanos para que, de una
    vez por todas, le ajusten las cuentas pendientes.
    Ahora veamos otra variante.
    Si Castro diese la orden de masacrar a la población cubana, lo que
    obviamente provocaría su derrota y huída, sería encausado por la corte
    penal internacional y ordenado su arresto, por lo cual, estuviese
    donde estuviese, sería entregado a la ley y confiscados todos sus
    bienes y cuentas bancarias, asi como las de sus incondicionales y
    familiares, lo que equivaldría a perder ” todo el producto de su
    trabajo de 53 años”.
    Y aqui Castro se arriesgaría a encontrar la segura desobediencia de
    sus incondicionales, los cuales saben que perderían todo y serían
    llevados ante la justicia de cumplir esas ordenes, en tanto que, si
    desobedecen y se oponen a Castro, quedarán como los hombres que, en el
    momento preciso, hicieron lo correcto y tomaron la decisión adecuada.
    Ante estas perspectivas; ¿ que haría Castro?.
    Castro nunca ha desarrollado una pelea donde no tenga todas las de ganar.
    Entonces, en este caso se impondría la tercera opción, que es como sigue:
    Cuando Castro vea que tiene la pelea perdida, se irá de Cuba
    abandonando el poder, como han hecho todos los tiranos y dictadores a
    lo largo de la historia.
    Castro se refugiará en algun país lejano y nosotros, en Cuba,
    tendremos entonces un gobierno provisional.
    Podemos reclamar que Castro sea llevado ante la justicia, pero esto
    tiene los siguientes inconvenientes:
    Repito, tendremos en Cuba un gobierno provisional.
    Debemos llevar al país a un proceso constituyente que institucionalice
    la nación y el gobierno.
    Eso lleva tiempo. Despues de promulgar una constitución y celebrar
    elecciones y tener un gobierno legitimo, ese gobierno tiene que firmar
    muchos tratados internacionales y lograr un tratado de extradición con
    el país donde esté refugiado Castro. Entonces, y solo entonces,
    solicitar su extradición para que sea juzgado en Cuba.
    Otros cuantos años y años de cortes y apelaciones.
    Resumen, Castro se muere de viejo en ese equis país donde se refugió y
    escapa a la justicia que debe castigar sus numerosos crimenes.
    Y cuando analizamos todos estos aspectos, nos damos cuenta que esta
    última opción es el camino que tomará Castro si el pueblo cubano sale
    a la calle masivamente en reclamo de libertades y derechos y
    condiciones de vida verdaderamente humanas.
    Y este análisis nos lleva a comprender que la próxima visita del Papa
    Benedicto XVI es una ocasión mas que propicia para que los cubanos
    realicen manifestaciones en reclamo de derechos, teniendo en cuenta
    que en presencia del Papa, su delegación y centenares de periodistas
    internacionales, sera todavía menor la posibilidad de alguna represión
    violenta por parte de las autoridades castristas.
    Debemos aprovechar la ocasión que se nos brinda para reclamar nuestros
    legítimos derechos.
    Una buena campaña haciendo ver a los cubanos la importancia y
    posibilidades del momento provocaría las siguientes opciones:
    Castro, como ha hecho tantas veces, haría encerrar preventivamente a
    decenas de miles ( o tal vez mas de un centenar de miles) de posibles
    manifestantes, con el objetivo de garantizar la tranquilidad a la
    visita papal.
    La opinión pública internacional se apercibiría de esta situación y el
    Papa, lejos de legitimar a los Castro con su visita, se vería en una
    situacion muy incomoda y le reclamaría al gobierno de los Castro.
    Podría hasta suspenderse la visita del Papa o perder legitimidad éste
    ante los ojos de la comunidad internacional.
    Por otro lado, si Castro decide no hacer nada ante esta situación,
    entonces el campo es nuestro y podemos tomar la calle y hasta ahí
    llegó la tiranía.
    Desde cualquier punto de vista, la ocasión es mas que propicia para
    que la aprovechemos y salgamos a reclamar nuestros derechos y nuestro
    futuro.
    Se hace necesario que todos hagamos lo que esté a nuestro alcance para
    hacerle llegar al mayor numero posible de cubanos la idea de que
    debemos aprovechar esta ocasión en nuestra lucha por la libertad y la
    democratización de Cuba.
    Gracias a todos por leerme;
    Simón José Martí Bolívar.

    Tomado de: http://www.anhelos-y-esperanzas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s